miércoles, 17 de noviembre de 2010

Metro de Caracas: ¿te quieres ver aquí?

Foto @JohnEA92.

En días pasados ocurrió una protesta popular de un grupo de usuarios que, cansados por los retrasos y el mal servicio prestado por la compañía estatal, se negaron a desocupar un tren que se detuvo en la estación Propatria. Las autoridades le solicitaron a los usuarios que desalojaran el vagón, pero éstos se negaron. Fue allí cuando la Policía Nacional Bolivariana decidió usar la fuerza y sacó a 35 personas del tren y se los llevó detenidos.

La maquinaria mediática estatal en seguida saltó a decir que todo se trataba de una protesta orquestada desde las bases del partido de oposición Voluntad Popular. También dijeron que los usuarios habían cometido vandalismo al dañar los trenes, e incluso que habían secuestrado personas dentro de los trenes. Casi una semana después, no hay ni una foto de un vidrio roto como evidencia de estas acusaciones. De hecho, el tribunal decidió otorgarle libertad plena a los 35 detenidos, puesto que la policía no pudo probar ninguna de las denuncias efectuadas desde la plataforma comunicacional del gobierno. Lo único que se comprobó fue la militancia de algunos de los manifestantes, pero no en VP, sino en el oficialista PSUV. ¿Será por eso que los soltaron?

El Metro como reflejo del país

Sí, este episodio marca la cúspide del mal servicio del Metro de Caracas. Sí, las "medidas" que ha tomado el Metro parecieran más enfocadas en intimidar a los usuarios que en brindar un mejor servicio. Pero por mi parte, lo que quería destacar del Metro de Caracas es lo bien que refleja las equivocadas políticas estatales del socialismo populista.

El metro es una compañía que no se puede sostener con un pasaje a menos de 1 bolívar fuerte; sin embargo, como una medida populista, se ha decidido congelar el pasaje durante varios años. Todavía más "socialista" fue renunciar a los ingresos productos de (la malvada y capitalista) publicidad dentro de las instalaciones del Metro. En un lapso progresivo, las marcas de productos trasnacionales fueron abandonando las carteleras del subterráneo para dar lugar a fotografías del Che, propaganda gubernamental y afiches de "Hecho en Socialismo" que destacan los logros de las empresas expropiadas (no creadas) por el Estado Venezolano.

Hasta que vino la bendita campaña: ¿Te quieres ver aquí?


Si son usuarios del Metro, deben reconocer el afiche en la (muy pequeña) foto de arriba. Se trata de una foto del Salto Ángel que le pregunta al usuario si se quiere ver allí. Pero no es una cuña o publicidad de alguna empresa estatal de turismo. No. Es un llamado a los anunciantes que se quieran ver allí publicados, porque el Metro se ha dado cuenta de que, oh sorpresa, necesita esos ingresos por publicidad.

Así es. Varios años después, ahora el Metro está pidiendo cacao.


La situación del Metro es un reflejo de lo que ha ocurrido con todos los países socialistas (incluído Cuba) y lo que sin duda ocurrirá con Venezuela en un futuro: eventualmente el Estado se da cuenta de que no puede sostener la economía y debe recurrir a la ayuda de las empresas privadas, generadoras de riqueza por excelencia.

Muchos se preguntan si cuando venga el gobierno a pedir cacao todavía existirán empresas dispuestas a trabajar con el Estado. Lo que yo me pregunto es si cuando el gobierno socialista se de cuenta de que necesita a las empresas privadas, todavía existirán empresas privadas.

1 comentario:

El destructor dijo...

¿Sabes qué me parece lo más cabilla? Cuando el gobierno vaya a pedir cacao, las empresas privadas que hayan sobrevivido (golpeadas, disminuidas y amedrentadas) aceptarán en silencio y sin condiciones los términos que les pongan sobre la mesa.

Me alegra que hayas revivido este blog, saludos.