jueves, 8 de enero de 2009

Feliz 200... Ok, no nos engañemos que pinta muy mal...

Si bien el 2008 lo comencé con un viso de esperanza, me cuesta mucho hacer lo mismo con el 2009. ¿Por dónde empezar? ¿Por el recrudecimiento de la violencia en el Medio Oriente? ¿Por decir que estamos por entrar a la primera gran recesión mundial en la era de la globalización? ¿O acaso por decir que los venezolanos amanecimos el primero de enero con nuestro ya mínimo cupo de acceso a dólares reducido a la mitad?


En fin, si bien he reflexionado sobre algunas de las cosas anteriores, también he optado por tratar de hacer otras cosas: en principio concentrarme un poco más en el trabajo y en mis proyectos personales. Después de las elecciones del 23-N, estaba pensando hacer un post sobre cómo desde hace mucho tiempo, el 2009 sería el único año sin un proceso electoral en Venezuela. Creo que era cantar victoria muy rápido.

La violencia en Gaza, la recesión económica mundial o la situación política en Venezuela merecen reflexiones más largas y especializadas. Estos días apenas si he hablado del asunto, y tal vez esa es mi única reflexión: no podemos dejar que los problemas nos afecten demasiado.

Seguro está bien sentirse mal de vez en cuando. Es saludable, siempre y cuando uno lo asuma como una fase natural de la cual uno saldrá (con suerte) en poco tiempo. Sin embargo, cuando hablamos de estos problemas mundiales, también hay que destacar que son fases de las cuales saldrán nuestras sociedades, pero muy probablemente será para volver a sumergirse en ellas en el futuro.

Sí, la vida apesta. Pero no tenemos otra opción que vivirla, y buscar maneras de disfrutarlas con nuestros amigos y familiares. De todas formas, les tengo un par de invitaciones. Si quieren algo de reflexión con respecto a por qué estamos en este punto, los invito una vez más a ver los documentales de Adam Curtis, La Trampa. Créanme que les cambiarán la percepción de todo lo que está ocurriendo. Ahora bien, si quieren intentar reirse de la desgracia del enfrentamiento en Oriente Medio, los invito a ver el cortometraje West Bank Story en mi otro blog.

3 comentarios:

Angie Rodríguez dijo...

Hay que reír de las situaciones o todos pararemos en pacientes psiquiátricos graves... pero sin perder el sentido crítico.

Nada peor que perder la perspectiva de lo que está bien y lo que está mal a punta de humor, como sucede aquí todo el tiempo.

Hosted by: nessita dijo...

Me encanta tu blog Harold! no puedo estar más de acuerdo con lo que dices, saludos!

HAL9000 dijo...

Angie: Así es... No queda de otra.

Nessita: Hasta que apareciste... Ya se te extrañaba por acá =P