miércoles, 15 de julio de 2009

El TeguciGOLPE y la doble moral de la OEA

Tenía tiempo huyéndole a escribir mi opinión sobre el caso de Honduras, principalmente, porque es un suceso que,como diría Walter Martínez, "está en pleno desarrollo" y los resultados de esta acción están todavía por verse. Sin embargo, ese será un puente que cruzaremos cuando lleguemos a él.

Por los momentos, ¿qué reflexión se puede sacar de la situación en Honduras? Unos dicen que es un golpe, otros que fue una salida constitucional. En mi juicio personal, se trata de un Golpe de Estado, puesto que la acción militar no estuvo acompañada de orden de captura ni juicio alguno. Que Zelaya estaba a punto de cometer traición de la patria (según la constitución de Honduras) era un hecho público y notorio, pero para eso el Congreso tenía que separarlo de su cargo, como ya ocurrió en Venezuela con Carlos Andrés Pérez (¿recuerdan cuando en Venezuela había división de poderes?), o en Ecuador con Abdalá Bucaram. No se puede hacer una sentencia previa tipo Minority Report.

Asesora del ejército hondureño.

Hace unos días, el Washington Post publicó un editorial donde criticaba la doble moral de la OEA con respecto a la situación de la democracia en Latinoamérica. En un principio, la organización ha criticado duramente a Micheletti y el gobierno de facto de Honduras por no respetar la constitución, pero poco ha hecho cuando mandatarios cometen los mismos delitos desde el poder. Es decir, al parecer, para la OEA no existen constituciones, ni instituciones, ni separación de poderes... Para la OEA la democracia es una especie de concurso de popularidad donde el ganador se convierte en Rey y puede hacer lo que quiera.

Pero ese editorial deja por fuera un aspecto todavía más grave de la doble moral que se impone en la OEA desde el socialista Insulza (o el insulso socialista). Ni si quiera se hace mención al levantamiento de la sanción que le hizo la OEA a Cuba, un país donde no existe libertad para conformar partidos políticos de oposición, ni elecciones libres... Y donde el actual presidente de la nación no fue elegido por sufragio directo, universal y secreto, sino por un decreto, al punto que hasta el nieto de Ernesto Guevara criticó la elección de Raúl Castro como una especie de sucesión monárquica. Pero, ¿qué tiene que decir Insulza ante la situación en Cuba?



En otras palabras, a Cuba no se le puede exigir que respete las condiciones democráticas para aceptarlo en la OEA, pero a Honduras sí.

3 comentarios:

GabAgudo dijo...

no sólo 'no pueden' intervenir en Cuba sino que el insulso ha sido bien claro en que la OEA 'no puede' intervenir para solicitar que se respete la autoridad de los alcaldes legítimamente elegidos en Venezuela. yo diría que cuando este señor dice 'admiración' (a Fidel) más bien quiere decir 'miedo'... el mismo que le debe tener a Hugo Chávez Frías y por eso se lava las manitos con respecto a Cuba y Venezuela

Harold dijo...

Yo no creo que sea miedo, Gabriela. Hay que recordar que Insulza es del Partido Socialista de Chile y de la época en la que se conformó el Foro de Sao Paulo. Y todos sabemos el éxito que han tenido los partidos miembros del foto en acceder al poder en Latinoamérica, principalmente, porque entre ellos nunca se pisan la manguera. Insulza jamás va a poner en entredicho a ningún presidente de un partido político del Foro de Sao Paulo.

Harold dijo...

Por cierto, no sé si son ideas mías, pero... ¿no les parece raro el "sniffeo" del amigo Insulza?