lunes, 21 de julio de 2008

Programas libres y el poder de elegir


Tenía tiempo sin escribir porque he estado en un largo proceso de migración del mundo Windows a esa otra dimensión llamada Linux. En principio quería escribir algunos artículos (como el anterior) donde hablara de las ventajas, desventajas y razones por las cuales es bueno utilizar uno u otro sistema; pero creo que lo más importante del movimiento Linux es que verdaderamente le da al usuario la oportunidad de elegir.

En principio, como me identifico bastante con la filosofía de la distribución Ubuntu, y por ser una de las más amigables hacia usuarios como yo, decidí darle una probada. No sólo me parece que es una excelente distribución, que en sí misma ofrece muchas "ediciones", tanto para niños como para adultos. En mi caso, siendo (o al menos intentando ser) cineasta, me decanté por la opción del Ubuntu Studio, enfocada hacia la producción multimedia.

La opción que yo elegí es sólo una de muchas. Basta entrar a la página web de distrowatch para darse cuenta de la cantidad de distribuciones que se presentan para las necesidades de cada usuario: distribuciones pequeñas para móviles, livianas para poder aprovechar computadores viejos, servidores, locales para ciertos idiomas... La verdad sólo cuando uno se da un paseo por esos lares se da cuenta de que cuando se decide utilizar un sistema Windows o Mac, realmente está entrando en un molde que no presenta muchas opciones a la hora de adaptar el sistema a nuestras necesidades.

En particular lo que más me llama la atención es la cantidad de opciones que existen en Linux. Hace unos años, la cantidad de programas existentes para Linux eran el gran defecto, hoy son la gran virtud. Ayer instalé la suite ofimática más popular, OpenOffice, y no me funcionó del todo bien para el esquema de trabajo que quiero utilizar. Al final me pasé a Abiword con Gnumeric y listo... Y lo mejor, ¡no hay que pagar un centavo por nada! Cada uno de estos programas funciona gracias al aporte de cientos de usuarios que mejoran el programa de acuerdo a sus propias necesidades.

Claro que utilizar este sistema no es del todo color de rosa. Por más orientado al usuario que esté, siempre existe la necesidad de tener cierto dominio de computación para poder solventar los pequeños baches en el camino. ¡Ahora mismo estoy peleando con el juego Sauerbraten para que reconozca mi tarjeta de sonido! Sin embargo, es mi elección trabajar en un sistema que me presenta estos retos, porque siento que al final del día, cuando solucione el problema, habré aprendido algo más de computación... Y eso es algo que me puede ayudar cuando algún programa de edición me de algún error extraño en pleno render.

Ahora bien, no soy de los que quieren y pretenden que Linux destruya a Big Gates o Steven Jobs. ¿Que Microsoft y Apple mantienen esquemas de negocios que me parecen arcaicos y que no comparto? Vale, pero no por eso me parece que deban dejar de existir. Como dije en un principio, mi PC cuando arranca me da la opción de comenzar con Windows o con Ubuntu. El que yo como usuario pueda decidir en qué sistema y entorno trabajar, es lo que verdaderamente me parece poderoso.

4 comentarios:

gabrieldesade dijo...

excelente articulo Hal...
Cuando me cambié a linux también elegí ubuntu, guiado por unos compañeros de trabajo, pero al poco tiempo me di cuenta que existian muchas distros que me permitían elegir entre mis necesidades. Hoy uso Debian, ya que se acomoda mejor al trabajo que desarrollo, pero sin duda, que como mencionas, con linux se aprende mucha más computación.
slds.

HAL9000 dijo...

Gracias, Gabriel... Efectivamente Debian es una gran y sólida distribución. De hecho, es algo así como la madre de Ubuntu. La cuestión es que esta última es mucho más amigable para el usuario como yo que está aterrizando en Linux. Igual hay otras distros como Linux Mint y Maryan Linux a las que les estoy echando el ojo.
Al final igual la rama Debian me parece la mejor que hay, puesto que Red Hat y Suse creo que cada día se parecen más a Microsoft.
¡Saludos!

Angie Rodríguez dijo...

Relación costo-beneficio... caerse a golpes en el proceso de adaptación será la gloria cuando tengas una pc que realmente sea una pc y se ajuste a ti

HAL9000 dijo...

Angie, aunque sin duda eso irá mejorando en el futuro, creo que el momento del cual hablas ya llegó... Si entras a la página de distrowatch, podrás ver cientos de distribuciones de Linux diferentes... Además, cada una se puede configurar de múltiples formas hasta que el usuario se sienta más cómodo... Te recomendaría que comiences por darle un vistazo a Ubuntu, Linux Mint, Fedora y OpenSUSE, que son las más amigables el nuevo usuario.
Saludos...